Subir
8 Feb

La vuelta al día, de Hipólito G. Navarro

Barcelona 10 11 2016  Icult Entrevista al escritor Hipolito G  Navarro en la libreria Laie FOTO de FERRAN NADEU

Fotografía de portada: Ferrán Nadeu.

hipólito g navarro la vuelta al díaEn el punto nueve del Decálogo del perfecto cuentista, el uruguayo Horacio Quiroga apuntaba: «No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir, y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino».

Hipólito G. Navarro (Huelva, 1961) es un cuentista perfecto, pero no por seguir normas o decálogos, sino por trascenderlos. La vuelta al día logra desde su no-prólogo hacer literatura, es un texto hermoso, que dan ganas de ver convertido en una novela. Seduce imaginarse esos cuentos guardados por doce años. Se traslucen las dudas del escritor, la incomprensión del entorno, los empujones del editor, los momentos vitales, los dolores físicos y artísticos que encierra una obra, la falsa sequía creativa (digo falsa porque me niego a creer que de su cabeza no broten historias de forma continua).

Es cierto que, una vez establecido el estatus de buen escritor (gran escritor, incluso), se mire a la propia obra con excesivo celo o recelo, pero más cierto es el nexo que une al autor y su obra, ese impulso que lo obliga a buscar al lector como parte de la ecuación que los hace estar vivos.

Las cinco partes que contiene el libro son un mapa del universo de este creador. Sirven para ver sus muchas dimensiones y nos alivia suponerlo escribiendo (o re-escribiendo, qué más da) por mucho tiempo más.

Viendo los cuentos hoy reunidos en esta propuesta, vuelvo a recordar a Quiroga y su decálogo, cuando decía en el punto 5: «No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas».

Da la sensación de que Hipólito, (¿no les pasa que una vez leído el autor se nos hace familiar?), escribió la primera línea del primer cuento teniendo clara la última del último, y que lo que sucedió en medio («tiempo» le dicen en algunos planetas), es otro de sus artificios para mantenernos pegados a las páginas. Tuve suerte de cruzarme con él luego de sus ocho años de silencio. Me ahorró una vergonzosa carta donde le hubiera suplicado que publicara algo.

Mezclar en el mismo texto Chopin y Pink Floyd (o «Fluido Rosa») tiene un valor extra si el autor logra afinar varias melodías en pocas líneas, nos da un breve concierto. «Las estampas del timo», por mencionar uno, es una muestra de este mecanismo de alta calidad, o «Ligamentos, o «Los artistas cautivos», o «Mucho ruido y pocas nueces», o «La vuelta al día»… es imposible elegir. Entiendo que pasaran años para hacerlo. Esos cuentos metidos en una bodega vivieron el proceso de un vino de alta gama.

Si quisiéramos atrapar una atmósfera sobre el libro, podríamos apuntar el amor al arte. Rendidos ante la evidente calidad, que nos permite saborearlos, olerlos y paladearlos como si fuéramos expertos en algo, nos vemos ebrios de literatura con un gusto nuevo en la boca. Con matices de música, pintura y, por supuesto, teatro. Y libros, no olvidemos a los libros. No queda nada afuera, el autor tuvo esa generosidad, el amor y el erotismo en la misma botella que el odio y el hastío, el pasado y el futuro, entregado con un ritmo que sólo pocos escritores logran. Los que están más preocupados de vivir que de escucharse.

Hipólito G. Navarro no necesita recetas, ni consejos, estamos deseosos de leer las fórmulas que nos develará algún día, si logramos tentarlo, recordándole a quienes sí han escrito sobre cómo escribir cuentos.

Dicho sea, de paso, Roberto Bolaño en su punto 6 de Consejos sobre el arte de escribir cuentos, apunta algo que define bien a este libro y su autor: «Un cuentista debe ser valiente. Es triste reconocerlo pero es así».

Joaquín Dholdan

Escritor y dramaturgo. Ha escrito novelas (”Estuario”, “Cómo desactivar a un hombre bomba”, “El murguista muerto”, “Cruzar la muralla”), obras de teatro (“Ella, Kafka”, “El Greco pinta al inquisidor”, “Castigo del cielo”) y numerosas entrevistas y columnas de opinión sobre literatura, fútbol y música. Conduce el programa de la Asociación Colegial de Escritores de España “Diálogos comanches”. Blog: “Las letras y los ojos”. Twitter: @joadoldan.

Todavía no hay comentarios

¡Danos tu opinión!