Subir
17 Oct

A dónde vas con tu brilloso auto en la noche, de Sandra Buenaventura

Sandra
Fotografía de portada: Ana Gloria Salvia

by alto pogo

Sandra Buenaventura nació en Buenos Aires y vivió la mayor parte de su vida entre Barcelona y París. Estudió Letras y se doctoró en la universidad Sorbonne-Paris IV en el 2011, con una tesis sobre la obra de Alejandra Pizarnik. En el año 2012 vuelve a la Argentina y funda la editorial Metalúcida, en 2013. Forma parte del equipo docente de la carrera Artes de la Escritura, en la Universidad Nacional de las Artes, Buenos Aires. A dónde vas con tu brilloso auto en la noche (Alto Pogo, 2017) es su primer libro publicado hasta la fecha.

Existen obras donde la respiración de quien escribe se permea en la sucesión de palabras y nos llama, nos interpela; en esos casos se manifiesta un pulso en la desestructuración de una forma, logrando de esa manera un desencadenamiento sincopado del poema. Bajo esa lógica conceptual se compone A dónde vas con tu brilloso auto en la noche, de Sandra Buenaventura.

Hecho a partir de construcciones de la experiencia —una que ha pasado a través del tamiz del arte pop, lo kitsch y el superrealismo— la autora busca llevarnos a su mundo privado: uno que fija su cámara en los contornos irregulares y polvorientos de la road movie. Uno lee «Compro tu pelvis sexuada, alimentada de mí. Te remolco por la calle decadente, la imagen te desintegra, tiene tus marcas, la recomposición me consume y digo que las voces tienen su clímax» y lo embriaga la sensación de estar siendo arropado bajo un manto lyncheano a la vez onírico y la vez real. Es como si en el espeso aire del poema estuviese rondando una voz que nos seduce y nos advierte sobre los peligros de los sentidos; así por ejemplo esa voz extraña (pero metalúcida) nos trabaja el coco: «Mis ruinas las toco para no existir sin ellas. Un motel en el desierto. El frío más orgánico en mis pies rojos en el momento clave que vos habías entrado. Nada vi. Solo ráfagas rojas dispersas en un cartel acelerado que pinché con la lengua». Toda sensación parece ser una multiplicidad de sensaciones encontradas; esta imagen de pensamiento, este ‘rizoma’ (en el sentido deleuziano del término) sólo puede ser expuesto bajo una verborragia desenfadada, incluso descontrolada como lo hace Buenaventura en este libro que no busca la luz, sino más bien los oscuros abismos del insondable reservorio humano.

A mi juicio, A dónde vas con tu brilloso auto en la noche, homenajea lo mejor del cine de Wim Wenders y de David Lynch (sobre todo Lost Highway), y bien podría ser la imagen especular y melancólica de Crash de David Cronenberg: haciéndolo como si se tratase de un lustroso auto que se adentra en las sinuosas carreteras de la experimentación.

Raúl Andrés Cuello

Raúl Andrés Cuello (Mendoza, 1988) es licenciado en Enología, máster en Viticultura y Enología y se desempeña como becario en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), ambos de Argentina. Realiza su Doctorado en Ciencias Biológicas en la Universidad Nacional de Cuyo en el área de Biotecnología de Levaduras Vínicas. Paralelamente a esto colabora realizando reseñas de libros, entrevistas o ensayos en diarios y revistas culturales de Argentina (Otra Parte y Cultura Irracional). En 2015 publicó Magias Parciales, su primer libro de relatos. Desde 2014 a la fecha se encuentra trabajando en una novela experimental cuyo título es La imposibilidad de la escritura.

Todavía no hay comentarios

¡Danos tu opinión!