Subir
11 Nov

Los brazos del Saguaro, de Laura Cesarco

Laura cesarco

Los brazos del SaguaroLaura Cesarco: imantar y repeler

La poeta uruguaya Laura Cesarco, a pesar de su juventud, posee una voz única. En Los brazos del saguaro (Yaugurú, 2015), su último poemario, Cesarco escribe no solo sobre la fidelidad, sino sobre la traición, en composiciones iluminadas por el amor y el deseo. Para la poeta, el poema (“la expresión de / amor propio de tocarse el cuello al peinarse”) es tan importante como la exploración de sí misma.

Cesarco es implacable en su búsqueda de la palabra justa (“Tu nombre a larga distancia está / tan cerca como saberlo decir”). Su poesía, sin embargo, goza de un desprendimiento lunar que deja, en última instancia, a sus composiciones libres de su influencia. Es por eso que siguen vivas: “Imantar y repeler / son una sola realidad”. La alegría de Los brazos del saguaro es contagiosa; su genialidad, la de una mente que crea en una especie de juego del espíritu: “amar (…) / duplica el verbo en toda una sintaxis”.

La autora de Llamar al agua por su nombre (Mouthfeel Press, 2010) y Sastrería (Yaugurú, 2011), regresa con un universo poético ya creado. Su imaginería exhibe un coraje que acaba pagando su precio: “el ojo, seco, busca / llorar pero el dolor no es garantía / de lágrimas”. Sus motivos son las lunas y los calendarios, las brújulas y los hemisferios. En Los brazos del Saguaro, Cesarco mira al cielo, pero sus versos tiran de ella hacia el suelo; logran definir una metafísica nihilista en la que la muerte no es la única salida.

Los poetas son en última instancia oficiantes, sobre todo de la poesía misma. Una poeta como Laura Cesarco devuelve la vida al lenguaje. La realidad es sufrimiento, sí, pero también son frutillas y queso, amapolas y campos, lunares, abejas, piercings, puré de papas y amistades. Como W. B. Yeats, la poeta uruguaya arroja “una mirada fría / en vida, sobre la muerte”, pero también despliega una pícara comicidad, un apetito por la experiencia sensual, una delicia oculta en los ritmos y las músicas de sus versos, un brío y una alegría tangibles.

José de María Romero Barea

Profesor, poeta, narrador, traductor y periodista. Su poemario más reciente es Un mínimo de racionalidad un máximo de esperanza (2015). Haia (2015) es su nueva novela. Ha traducido Gerald Stern. Esta vez. Antología Poética (2014). Colabora en El País (“Cartas a Babelia”), Le Monde Diplomatique y La Vanguardia (Revista de Letras); las revistas Claves de Razón Práctica, Culturamas, Ábaco, Quaderni Iberoamericani, Quimera y Nueva Grecia, de cuyo consejo de redacción forma parte. Su obra crítica incluye La fortaleza de lo ilegible (2015) y Asalto a lo impenetrable (2015). Escribe en su blog y en Twitter (@JdMRomeroBarea).

¡Danos tu opinión!