Subir
20 Nov

Un gran mundo, de Álvaro Pombo

Álvaro Pombo

Un gran mundoQue Álvaro Pombo se siente a gusto recreando historias donde la mujer es la protagonista, no es nada nuevo. Premio Nacional de Narrativa en 1996 por el libro Donde las mujeres, se publica ahora Un gran mundo, donde el universo femenino vuelve a ser el eje central de la narración.

El libro relata la vida de una superficial y mundana mujer llamada Elvira narrada por su sobrina, aunque recreando la visión que de su tía se hicieron su hermana y el primo de ambas. Ambientada en el período de entre-guerras, a caballo entre España y Europa, con el fondo de la sociedad franquista y acomodada del Madrid de los 50. Elvira es una mujer banal, que ha estado casada en tres ocasiones, la última con un argentino al que lleva veinte años; su vida será observada como el eje central de un gran mundo y de un universo.

Era un mundo impregnado de energía y benevolencia, que lo tomaba todo muy en serio y que -en aquellos años al menos-,  fomentaba el olvido de una misma […]

Álvaro Pombo construye en este libro una narrativa, nuevamente, poco habitual. La narradora que ejecuta este largo soliloquio no intentará explicarnos nada que pueda ser tomado como una trama al uso, estamos ante una narración sin un asunto clave y donde el argumento se irá desarrollando con las varias disquisiciones que la voz de la sobrina -utilizando de excusa y como imagen a Elvira y el entorno-, nos irá ofreciendo como si de una gran exposición se tratara, cada persona tomará su emplazamiento para dejarse retratar de manera casi inmóvil.  

Hay que decir que Un gran mundo no es una novela donde se nos cuenta una ficción exclusivamente, sino que se trataría más bien de un libro filosófico donde se tomarán como ejemplo a las personas que pululan entre sus páginas para hablarnos de la esencia de sus universos.

El juego engañoso de Álvaro Pombo con Un gran mundo divierte y se sigue con fascinación. El lector, al inicio de la lectura, se encuentra con una ficción novelada que traza un relato narcisista de la protagonista, pero la descripción de sus experiencias y su círculo no es más que una escusa para la meditación y la reflexión profunda acerca de la vida de la protagonista central.

Todo se neutraliza un poco y si una tiene buena salud los años se suceden unos a otros amablemente sin exaltarnos pero sin cansarnos. Esto es lo que suele llamarse aurea mediocritas.

La narrativa de Álvaro Pombo es hermosa, profunda y extensa, refiriéndonos a extensa; largos párrafos que pueden llegar a llenar un mínimo de cinco páginas enteras. El libro está dividido en cuatro partes: I La provincia; II El gran mundo; III El otro mundo y IV Los enterramientos. Aunque sí es cierto que iremos conociendo la evolución de Elvira y el argumento se irá desarrollando, no dejarán de sorprendernos algunas reflexiones hermosas que nos harán parar la lectura para volver a releer el último párrafo o frase con verdadera fruición:

Yo misma soy esa desafiante timidez del verdor de las hojas que me animaron a escribir durante todo el verano debajo de las sombrillas y de los fragmentarios recuerdos. La alegría ha huido de mí como los vencejos huyeron y ahora tengo que rehacer el paisaje de nuestros corazones cincuenta años atrás […]

Álvaro Pombo demuestra en Un gran Mundo, ser un explorador de los sentimientos humanos; para ello realiza un impresionante trabajo de observación psicológica, utilizando a los personajes de ficción como medio para llegar al lector de una manera casi didáctica, gracias a un discurso reflexivo sobre los diferentes rostros del hombre y de la vida. Un trabajo excepcional, recomendado para aquellos que quieran indagar en la esencia mediante una narrativa casi poética; sin olvidarnos de un personaje, Elvira, excéntrico y pintoresco.

Cristina García Ferry

es lectora y opina sobre libros y administra su propio espacio www.abrirunlibro.com

Todavía no hay comentarios

¡Danos tu opinión!